fbpx

5 planes para descubrir el Parque Natural Delta del Ebro

Si te quedas unos días en Mediterránea Rural, sí o sí debes conocer el Parque Natural Delta del Ebro.

No, no, ¡no te estamos echando de la casa rural! Simplemente se trata de uno de esos recuerdos que merece la pena construir.

Por eso te lo advertimos. Si sigues leyendo te enamorarás de la mayor zona húmeda de Cataluña.

¿Quieres conocerla?

¿Qué es el Parque Natural Delta del Ebro?

Como te decíamos más arriba, se trata de la mayor zona húmeda de toda Cataluña. Y lo mejor de todo es que puedes disfrutar de ella casi sin desplazarte desde Mediterránea Rural.

Es un lugar mágico que cuenta con una superficie de 320 kilómetros cuadrados que componen uno de los hábitats acuáticos más importantes del Mediterráneo Occidental.

Seguro que piensas que en un lugar tan grande te van a faltar horas para descubrirlo por completo. ¡Y es verdad!

Por eso te hemos preparado esta lista de los 5 lugares más impresionantes que puedes conocer.

  • Paseo por la Punta del Fangar.
  • Visita el centro MónNatura Delta.
  • Observa las aves de la laguna.
  • Navega en Kayak por el Ebo.
  • Disfruta de su maravillosa gastronomía.

Si quieres saber más sobre cada uno de ello y decidirte sí o sí por conocerlos, tan solo sigue leyendo.

¿Cómo puedes llegar hasta el Parque Natural Delta del Ebro?

El recorrido hasta el Parque Natural Delta del Ebro se trata de un pequeño recorrido en coche con el que es muy fácil perderse.

Para que te hagas una idea, se trata de un lugar que se encuentra al Norte de la Comunidad Valencia y al Sur de Cataluña.

Para llegar, lo mejor es salir tranquilamente por la mañana desde Mediterránea Rural y tomar la Nacional 340.

Cuando te acerques a Amposta —y antes de cruzar el Río Ebro—, toma la salida CV 34043 en dirección a Sant Jaume.

Dejarás el río a la izquierda y avanzarás hacia delante hasta que encuentres el puente “Lo Passador” para cruzar el río.

Ese es el momento idóneo para detenerte y realizar una pequeña visita al lugar.

Se trata de un puente que tiene más de 10 años de antigüedad y que es un gran referente en la zona.

Lo mejor es pararte, estirar las piernas y tomar un pequeño refrigerio mientras te preparas para la siguiente etapa del viaje.

Tras ello te tocará volver a ponerte al volante y cruzar la carretera hasta llegar a la desembocadura del río Ebro.

Una vez allí, pasarás delante de un parque llamado Parc Deltaventur. Se trata de un pequeño oasis donde sí o sí debes detenerte antes de llegar al Mediterráneo.

Allí podrás contratar unas golondrinas que te llevarán por el río Ebro y que te explicarán todos los detalles importantes, que te abrirá el apetito para tomarte un buen plato de arroz y pato cuando vuelvas a punto de partida.

Cuando hayas recuperado fuerzas, busca un lugar llamado Embarcacions Badia Alfacs (Eso si, deberas coger el coche y llegar hasta San Carlos de la Rapita y bajar hasta la zona portuaria. Ahí, los más atrevidos pueden navegar y los menos descansar en la zona de ocio que dispone esta zona). Allí podrás alquilar unas barcas y navegar para conocer un poco la bahía.

Podrás navegar en una ruta que dura unas dos horas y que disfrutarás tanto como los más pequeños.

1.   Pasea por la Punta del Fangar

Si nunca has visto el Parque Natural Delta del Ebro, seguro que no conoces algunas de las maravillas que se encuentran en su interior.

¿Nuestra favorita? La península de 400 hectáreas que encontrarás dentro. Su nombre es Punta del Fangar y es el hogar de charranes y gaviotas.

Lo reconocerás fácil. Se trata del espacio que parece un escenario de película. Cuenta con dunas móviles que se extienden junto al mar.

Vaya, una de las visiones de desierto más espectaculares que puedas encontrar.

Si quieres conocer bien este lugar, necesitarás invertir unas tres horas entre ida y vuelta.

Por cierto, si vienes en verano, acuérdate de traerte el bañador. Puedes pegarte chapuzones durante el camino.

2.   Visita el centro MónNatura Delta

¿Buscas una parada cultural? MónNatura Delta te encantará.

Se trata de un centro en el que encontrarás tanto exposiciones como espacios dedicados al valor medioambiental.

Además, descubrirás cómo funcionaba la técnica de la pesca tradicional en el Mediterráneo… ¡y podrás experimentarla con tus propias carnes!

Espera, espera, que todavía nos falta una cosita.

En el centro tienes un observatorio para avistar las aves más frecuentes de la zona natural.

Si tienes paciencia, los encargados del centro te enseñarán a identificarlas.

Pinta interesante, ¿eh?

3.   Observa las aves de la laguna

¿Estás pensando en visitar el Parque Natural Delta del Ebro? Entonces apunta esta parada en tu agenda. ¡Es obligatoria!

Este es el motivo por el que la mayoría de las personas vienen al parque natural: la observación de las aves.

El Delta del Ebro es un lugar donde muchas especies establecen sus colonias. Mientras que los flamencos y las garcetas lo hacen todo el año, hay otras que podrás descubrir solo en función de la época.

Por ejemplo, si vienes en verano conocerás garzas imperiales, mientras que en invierno te encontrarás con el alcatraz.

Seas o no seas aficionado a la ornitología, te animamos a que te vengas con prismáticos para disfrutar mucho más del lugar.

4.   Navegar en Kayak por el Ebro

Si lo que buscas es una aventura, te recomendamos que pruebes a navegar en Kayak por el Ebro.

Hay bastantes empresas que se dedican a esta actividad y es apta para todas las edades, lo único que necesitas es fuerza y coordinación con tu pareja de kayak.

Ideal si lo que quieres es tener una actividad para el recuerdo con unas vistas envidiables.

5.   Degusta la gastronomía

Después de todas estas actividades, el estómago te pedirá una pausa sí o sí. Así que, ¿dónde puedes llenarte la barriga?

Dicen que marcharse del Parque Natural Delta del Ebro sin disfrutar de las especialidades de la zona debería tipificarse como delito, y es la realidad.

Pero ¿qué es lo que no te puedes ir sin probar?

En el Parque Natural Delta del Ebro se cultivan mejillones y ostras. Por eso encontrarás establecimientos especializados que te ofrecerán catas para poder degustar sus sabores.

¿Y para acompañar? Un buen arroz.

Los arrozales se han convertido en el paisaje más característico del parque natural. Así que sí o sí debes aprovechar la oportunidad para disfrutar de uno.

¿Sabías que es uno de los tres lugar de España que cuenta con una Denominación de Origen Protegida?

Restaurantes los hay a patadas y en ninguno falta un plato de arroz en su menú, así que ya sabes cuál es la mejor manera de acabar este viaje antes de volver a la casa rural de Mediterránea Rural.

¿Te gustaría prepararte esta ruta? Reserva tu casa en Mediterránea Rural y da el pistoletazo de salida a este viaje.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, soy Atanasio.
¿En que puedo ayudarte?