fbpx

10 LUGARES IMPRESCINDIBLES QUE VISITAR EN PEÑÍSCOLA

Los huéspedes de Mediterránea Rural siempre aprovechan para escaparse y descubrir las increíbles ciudades que hay cerca de ellas.

Desconectar del mundo exterior y conectar con uno mismo a través de la naturaleza y de la granja es una gran opción, pero siempre hay tiempo para investigar un poco más.

¡No todo iba a ser el mundo rural!

Cuando te alojas en una de nuestras casas rurales, tienes a tu disposición una serie de actividades que puedes realizar a los alrededores sin necesidad de desplazarte demasiado.

Hoy te hablamos de Peñíscola, una de los municipios marítimos más bellos que te vas a encontrar en la provincia de Castellón.

Y es que, aunque no lo parezca, tiene unas cuantas actividades que te enamorarán y no te llevarán demasiado tiempo.

¿Empezamos?

Antes de nada… toca conocer Peñíscola

Peñíscola es una pequeña ciudad turística que atrae de forma masiva las miradas durante los meses de verano. Así que si te lo puedes permitir, en Mediterránea Rural te animamos a que la visites en cualquier otra temporada.

¿El motivo? Si vienes a conocerla en esa fecha, solo te encontrarás con muchísimas personas, bares llenos y playas atestadas.

Es decir, dejarás pasar la oportunidad de descubrir una ciudad preciosa que guarda muchísimos lugares mágicos.

¿Quieres conocerlos?

Sigue leyendo para descubrir los 10 lugares mágicos que Peñíscola tiene para ti.

1.  El portal de Sant Pere

¿Te suena el Portal de Sant Pere?

Es uno de los monumentos más famosos de la ciudad. Se encuentra en la plaza del ayuntamiento y estamos convencidos de que te dejará boquiabierto. Asegúrate de traer el teléfono móvil con batería porque querrás compartir una foto en Instagram.

El Papa Luna lo mandó construir en el siglo XV y está formado por un gran arco rebajado de sillería y desde donde se puede ver su propio escudo.

Si te gusta la historia —y te apasionan las curiosidades— querrás volver a este lugar.

2.  El castillo del Papa Luna

Benedicto XIII (1328-1423) es uno de los pocos papas españoles que ha habido a lo largo de la historia. Aun así, en Peñíscola lo conocen con el nombre de Papa Luna.

Para conmemorar que su Santidad falleció en esta ciudad, los habitantes levantaron un monumento en su honor que hoy todavía puedes visitarlo.

No obstante, ¿y si te digo que lo más probable es que ya hayas visto este lugar en más de una ocasión?

El castillo del Papa Luna se ha utilizado como escenario en más de una película y serie de televisión.

Si todavía se te ponen los pelos de punta al escuchar la banda sonora de Game of Thrones, sigue leyendo.

3.  Los jardines del castillo

Si te decimos la verdad, cuando el jaleo de Mediterránea Rural nos lo permite, también nosotros nos escapamos para pasear por los jardines del castillo del Papa Luna.

En cuanto pongas un pie en su interior sentirás que has viajado a otro tiempo. Caminarás entre fosos y mazmorras, con la sensación de que te encuentras en un plató de televisión.

Y quizá no sea para menos.

Si has visto Juego de Tronos y la parte de la Khaleesi es la que más te gustaba, seguro que este escenario te suena.

En estos jardines Tyrion Lannister hablaba con Missandei y Gusano Gris sobre lo que cree que pasará en la ciudad —no te queremos contar más por si todavía no has visto la serie—.

¿Preparado para viajar a las lejanas tierras más allá del Mar Angosto?

4.  El bufador de Peñíscola

Dicen que si no lo buscas, no lo encuentras y puede que tengan toda la razón.

El bufador de Peñíscola se trata de un pequeño monumento natural que solo quienes sepan dónde está lo mirarán.


Es como la leyenda de la Isla Tortuga de las historias de piratas, pero en plena provincia de Castellón.

El bufador de Peñíscola es un orificio entre las rocas que se ve desde las murallas y los hogares de la ciudad.

De esa manera, cualquier persona que pase por delante puede comunicarse directamente con el mar sin tener que dar un rodeo.

¿Te imaginas lo que tiene que ser vivir allí y asomarte todos los días a esa maravilla?

Sobre todo cuando hay temporal o tormenta, porque el agua emerge con muchísima presión por este profundo agujero.

Sin embargo, si acudes en verano, te encontrarás con un entorno de lo más relajante, porque escucharás el batir de las olas en los días de calma.

5.  La casa de las conchas

A diferencia de la anterior, te aseguramos que la casa de las conchas sí que la identificarás cuando pases por delante de ella.

Cuando en Mediterránea Rural nos preguntan sobre qué aconsejamos ver en Peñíscola, una de nuestras recomendaciones siempre es pasear por la ciudad.

Aunque pueda parecer absurdo, somos de esos que piensan que es la forma más efectiva y real de descubrir cualquier lugar. Y nos mantendremos en nuestros trece.

Si sigues nuestro consejo, te toparás con la casa de las conchas. Y sí, es literalmente lo que tienes en la mente: una casa cubierta de conchas.

Toda su fachada está repleta de conchas de mar, lo que le da un toque único, precioso y que te hará quedarte a mirarla sin pensar en nada más.

Si eres una persona que disfruta fardando de sus viajes en Instagram esa será tu gran señal.

6.  El museo del mar

¿Quieres conocer todavía más sobre Peñíscola? Si es así necesitas pasarte por el Museo del Mar.

Todas las personas que nacen y crecen cerca del Mediterráneo sienten un cariño muy especial por sus aguas. Por ello en este lugar se trata con tanto cariño cada uno de los misterios que este esconde en su interior.

Dentro de este museo encontrarás exposiciones dedicadas a la vida marítima y pesquera del pueblo que abarca desde sus inicios hasta la actualidad.

Las vistas son espectaculares, aunque nada de lo que te digamos podrá hacerle justicia de verdad.

7.  El jardín del Papagayo

Vale, vale. Con este consejo te vamos a pedir que te salgas de Peñíscola, pero te prometemos que merecerá la pena.

Entre esta ciudad y Benicarló encontrarás un pequeño parque que te encantará —y si vas con niños, la experiencia será todavía mejor—.

Se trata del jardín del papagayo, un pequeño lugar donde puedes interactuar con pájaros tropicales como guacamayos, tucanes y cacatúas.

Además, podrás entrar en los voladeros para alimentarlos y dejar que se posen encima de ti.

8.  La sierra de Irta

Seguramente no hayas escuchado hablar de ella. Por suerte, se trata de una zona desconocida para el turismo masivo. Es decir, que podrás darte una vuelta por ella sin miedo a quedarte atrapado entre hordas de visitantes.

Si vienes a Mediterráne Rural a desconectar, seguro que es lo mejor.

La sierra de Irta es un paraje natural que puedes recorrer hasta llegar a la ermita de San Antonio. Una pequeña construcción del siglo XVI.

Además, si tienes ganas de estirar las piernas, que sepas que en este lugar la gente se reúne para correr y soltarse con la bicicleta.

¿Preparado para una gran aventura?

8.  El faro

Si has leído novelas románticas, seguro que sabrás que en cuanto existe un faro allí sucederá una de las escenas más importantes.

Y como Peñíscola es un lugar digno de representar la historia de amor más bonita del mundo, también cuenta con uno.

Desde este faro podrás disfrutar de unas vistas espectaculares, aunque tendrás que repartirte entre deleitarte con el pueblo o dejarte llevar por la inmensidad del mar.

9.  Las Islas Columbretes

¿Sabías que puedes ir a visitar unas islas durante tu estancia?

Las Islas Columbretes es uno de los parajes naturales más espectaculares que te vas a encontrar en la costa mediterránea.

Hay varias embarcaciones que salen del puerto de Peñíscola y que te ofrecen llegar hasta L’Illa Grossa, donde podrás disfrutar de una excursión hasta el faro mientras observas el paisaje volcánico, aves marinas y la flora más interesante de la isla.

Además puedes darte un baño con los delfines mulares, las barracudas o los peces luna te esperan.

¿Cómo puedes llegar a Peñíscola desde Mediterránea Rural?

Peñíscola se encuentra a solo 24 minutos en coche de Mediterránea Rural. Por lo tanto, podrás salir tranquilamente por la mañana después de desayunar y volver para dormir.

Si vienes en coche, hay dos zonas donde se puede aparcar.

¿Tienes pensado pasar pocas horas en la ciudad y quieres aprovechar cada minuto? Entonces la mejor opción es aparcar en la zona del Castillo del Papa Luna.

Es cierto que se trata de zona azul —y que es cara—, pero si tienes el tiempo justo, no tienes más opción.

Ahora bien, si vienes con menos prisas, es muy interesante ir a un pequeño estanque en la Zona Sur donde hay mucho espacio para aparcar (zona azul más económica), pero si buscas por sus calles hacia la zona, Marjal de Peñiscola, el aparcamiento es gratuito.

¿Dónde puedes comer en la Peñíscola?

Cuando vengas a Peñíscola tendrás tres opciones para comer.

  • Cerca del Castillo. Si no te quieres alejar de la zona más turística del lugar, aquí podrás encontrar cadenas de restaurantes de las que ves en toda España.
  • Si buscas un sabor más tranquilo, en la Zona Sur encontrarás una pulpería con las mejores recomendaciones.

Ah, pero te habíamos dicho tres, ¿verdad?

Para la mejor de todas te tendrás que poner al volante de tu coche, pero te aseguramos que merecerá la pena.

¿Conoces Benicarló?

Se trata de una ciudad muy cercana donde encontrarás algunos de los mejores restaurantes de toda España.

Te aseguramos que merecerá mucho la pena.

¿Quieres desconectar y visitar Peñíscola? Reserva una de nuestras casa rurales y pasa unos días de ensueño.

Tú eliges tu aventura.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, soy Atanasio.
¿En que puedo ayudarte?